Cuidar el CRM, da valor a nuestra empresa


Actualmente el mundo empresarial es sumamente complejo y exigente; por esto, enmarcadas en los márgenes de exigencia, calidad y atención, que impone la denominada “nueva economía”, las empresas competitivas de hoy en día han comprendido y aprendido que el éxito hay que buscarlo en el manejo de una exitosa Relación con los Clientes (CRM), más allá de la rentabilidad por producto o líneas de producto del pasado.

El éxito, y por ende la rentabilidad empresarial, depende del conocimiento de nuestros clientes reconociendo su valor actual y potencial, sabiendo qué productos le gustan y escuchando sus quejas y sugerencias utilizándolas en beneficio de la compañía; esto nos permitirá predecir el comportamiento actual y futuro de dichos clientes garantizando su completa y plena satisfacción, además de su lealtad hacia la empresa.
En este contexto, las nuevas tecnologías son el vehículo que le permite a una empresa competir más eficazmente. Tener la información disponible, allí en donde se la necesite y en el momento en el que se la necesite, se ha convertido en una variable estratégica para la competitividad. Esta variable afecta, entre otros parámetros, a la optimización de recursos, la satisfacción de los clientes, la optimización del tiempo, y la capacidad de adaptación al cambio.

Es por esto que las compañías tendrán que aprender a medir la rentabilidad de cada cliente y deberán asignar a sus gerentes la administración de grupos de clientes, de modo que será cada vez más frecuente que sea la empresa  quien lleve los productos al cliente y no el cliente el que se acerque directamente a adquirirlos.

Fuente: adictosaltrabajo.com