Consejos para la apertura de nuevos mercados


Cuando llegan los momentos de crisis, y tal como se preveía, el que vivimos está siendo tremendamente largo, las pequeñas y medianas empresas deben buscar alternativas que les permitan sobrevivir mientras pasa el temporal.

Una opción a tener en cuenta es la de abrirse a nuevos mercados, expandir nuestra empresa por nuevos territorios. Para no caer en el intento debemos ser cautos y tener en cuenta varios asuntos importantes.

Para empezar es necesario que sepamos si el equipo humano que trabaja en nuestra pyme está preparado para la expansión, que mantienen una mentalidad abierta para realizar la nueva tarea, conociendo las costumbres y el idioma del mercado seleccionado.

También debemos estar preparados para asumir una inversión mínima en comunicación y en el canal de distribución pues dar nuestra marca a conocer evitará llevarnos sorpresas de última hora. Un opción que reduce costes es la de unirse a otras empresas, al menos al principio, en el intento de darse a conocer en los nuevos territorios llevando a cabo de manera conjunta viajes, presentaciones, visitas, ferias o publicidad.

En esta búsqueda de métodos de expansión que supongan bajos costes fijos, podemos utilizar herramientas como la franquicia, la venta online, el trabajo con agentes comerciales o la venta a mayoristas o importadores. De todos ellos la franquicia es la que más costes acarrea, el resto son buenas opciones.

Elegir el socio adecuado en el nuevo mercado, realizar una atención al cliente eficiente y asegurar el pago, no son asuntos menores, ya que de llevarlos a cabo o no, dependerá nuestro éxito en la apertura de nuevos mercados.

Finalmente, ser constantes y tener paciencia son claves para obtener resultados positivos en nuestro intento de externalización.